Policías municipales de Goicoechea acompañaron a la joven hasta el hospital Calderón Guardia.

Oficiales de la Policía Municipal de Goicoechea le tendieron la mano a una mujer embarazada de apellido Trejos, quien tuvo ciertos problemas de salud en el fin de año.

Ella viajaba en un vehículo con un familiar, que la llevaba rápidamente al hospital Calderón Guardia, pues presentó un sangrado repentino. La mujer suma 32 semanas de embarazo (ocho meses).

En el camino, el hombre que conducía el carro se topó la patrulla policial y se acercó a los oficiales para pedirles ayuda urgente.

Los funcionarios activaron la escolta y abrieron paso en la calle para que el traslado se diera lo más pronto posible.

A la joven, de 21 años, la recibieron en el centro médico y se encuentra fuera de peligro en su vivienda. La atención inmediata del caso hizo la diferencia en proteger la integridad de la madre y el bebé que espera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.