Parar la violencia contra la mujer impone retos y requiere de la unión de la sociedad.

Los esfuerzos institucionales surten efecto, mientras más personas se involucren y abran los ojos sobre el problema al que se enfrentan.

Y vaya que esas pinceladas de realidad las mostró la actriz Cristina Bruno, en la obra «La culpa es mía», que se presentó en una actividad organizada por la Oficina de la Mujer de la Municipalidad de Goicoechea.

Cargada de un mensaje directo, duro, dramático y desgarrador, detalla el sufrimiento que vive una mujer agredida por su pareja.

Cristina Bruno presentó la obra La culpa es mía.

El evento se dio en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se celebra el 25 de noviembre.

Como parte de la conmemoración de esta fecha, OFIM-Goicoechea compartió con las asistentes algunas estadísticas nacionales relacionadas con atención de casos de violencia contra las mujeres.

Entre quienes participaron de la actividad había mujeres que han recibido atención permanente de la OFIM en procesos de violencia y que también compartieron sus experiencias con el auditorio.

Adriana Villalobos, jefa de OFIM-Goicoechea, tiene claro que el desafío cada día es esforzarse por sensibilizar a la comunidad sobre este tema y motivas acciones que protejan a las mujeres.

En el encuentro participaron autoridades y funcionarios municipales.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *